¿Cómo vencer el miedo a endeudarse? Descúbrelo aquí.

Como vencer el miedo a endeudarse


¿Debes dinero y no sabes cómo pagarlo?
Muchas personas presentan dificultades para pagar una deuda a tiempo.
Pero, la deuda no es mala, lo malo es no saber usarla.

El problema común al adquirir una deuda con otra persona o con el banco es no tener claro hasta qué punto es conveniente prorrogar el pago. De ahí, que los ahorros también pasen a costear la lista de cuentas por pagar.

Google muestra cientos de resultados sobre tips, consejos, estrategias, maneras, métodos, programas o sistemas para superar las deudas y pagarlas a tiempo, pero poco se ha tocado el tema sobre el miedo que mucha gente, sobre todo los latinoamericanos, sienten a endeudarse, aunque igual las tengan.

El punto es que hay demasiada información sobre las deudas y el dinero, pero no dan las herramientas para salirles al paso.

 

Demasiada información sobre las deudas

Foto: Pixabay


Entender qué son las finanzas personales.

Saber cómo manejarlas es el primer escalón a subir para enfrentar el miedo a tener deudas con la actitud correcta. Ahora bien, ¿qué hacer para vencer el miedo a endeudarse?, y ¿qué hay que saber para eliminarlo y ahorrar sin preocupaciones?

 

Fijar postura: funciona para atender las deudas.
Expertos en administración financiera han afirmado que una persona que sabe controlar su carácter, es madura, y por ende, sabe manejar las deudas respecto a lo que entra y sale de sus cuentas bancarias con precisión.

Para evitar ahorcarse con deudas hay una enorme cantidad de recetas. Algunas no siempre tienen sentido financiero y no facilitan el control ni la capacidad de ahorro.

Esta es la razón fundamental para entender que la manera de gestionar el dinero de una persona para presupuestar, ahorrar y gastar conlleva riesgos financieros que no tiene nada que ver con llevar dinero en el bolsillo.

El carácter o la seriedad con la que se vean las finanzas personales determina el futuro económico de cualquier persona.

Hay que revisar cómo tratas tus obligaciones con el banco, si respetas el pago mínimo de tus créditos y cómo administras tu sueldo en función del ahorro para no recurrir a estirar el dinero a fin de mes.

 

Como administrar tu sueldo

Foto: Pixabay

 

Por eso, hay que identificar 4 características de los deudores para dar con el origen de este problema.

 

1.- No tienes clara tu situación financiera.
Es un hecho que la mayoría de las personas no tienen ni idea de cómo están sus finanzas ni en qué gastan su dinero y ni hablar de un presupuesto mensual.

 

2.- Pides préstamos pequeños y nunca los devuelves.
Comienzas por cantidades bajas para adquirir una cocina, unos cuadros para la sala de estar o para cosas banales como tener liquidez para recargar el teléfono móvil en el mes.

Eso se vuelve millonada para el banco, que luego puede echar mano de tus bienes. Además, el ahorro nunca es efectivo porque están en frecuente crisis financiera.

 

3.- Agotas tus ingresos.
De forma inconsciente llegas al límite, se sobregiran y llevan el cupón de tus tarjetas al extremo. Compras a crédito cuando tienes efectivo y esperas tener más plazo del estipulado para cancelar.

 

4.- Vives de “esperanzas”.
Y es indefinida respecto a la llegada de alguien o algo que los rescate de sus problemas financieros. No se dan cuenta de que están en la trama de la dependencia económica.

 

Vivir de la esperanza financiera

Foto: Mario Azzi


Una vez que determines el origen y los efectos de las decisiones inconscientes que producen el miedo a endeudarse y que no abren el camino al ahorro, se firme ante las tentaciones que representan los préstamos.

Verificar a tiempo y funciona para saber usar las deudas.
Si el miedo a endeudarse es enorme, ni hablar del terror que da tomar papel y lápiz para anotar los gastos, entre ellos, las cuentas por pagar. Por eso, es necesario verificar a tiempo estos factores para vencer el miedo.

La mejor forma de llevar los gastos y deudas al papel es priorizar:
¿Cuál es el gasto indispensable del mes?
¿cuál es la deuda más grande en tu haber que aún no has pagado?

Cuando hayas respondido, traza una cuota semanal que será guardada en un sobre sellado para cancelar al final de mes ambos compromisos.

Para facilitar el proceso puedes apoyarte en la tecnología. La aplicación MoneyWiz es muy útil para crear presupuestos familiares mensuales, controlar cuentas y realizar pronósticos futuros; una excelente manera de manejar los ingresos personales.

 

Aprende a “vivir con lo que tienes”.
Funciona para invertir el préstamo. Es el segundo paso para eliminar tu miedo a las deudas, recomendado por asesores financieros. Aprende a ver la deuda como una inversión y no como gasto consumiendo productos que puede costear con tu sueldo.

Enfoqua tu préstamo en una vivienda, vehículo o bienes durables que puedas vender en el futuro, pero piensa bien antes de usar tu tarjeta de crédito en un restaurante o supermercado.

Y ese es el objetivo de la verificación temprana, vigilar que no gastes más de lo que produces en el mes con las tarjetas de crédito en productos o servicios innecesarios y destructores de tu presupuesto.


Entonces, ¿es todo lo hay que hacer para vencer el miedo a endeudarse y ahorrar sin preocupaciones?
No. Conocer estos conceptos y aprender a manejar con madurez el dinero es un pequeño avance.

 

Aquí la fórmula para lograr sobrellevar una deuda sin miedo hasta eliminarla.

 

Fondo monetario familiar de emergencias.
El fondo de emergencia debe contener al menos seis meses de gastos y estar representado en seguros de vida, cuentas de ahorro o bienes fáciles de vender.

No se trata de un plan de ahorro convencional que saldrá de tus ingresos mensuales, es un pote para gastos exclusivos.

La idea del fondo es usarlo cuando sea necesario y rentabilizarlo en el menor tiempo posible.

Este es el antídoto contra el miedo a endeudarse. No está en primer lugar porque para crear un fondo personal de emergencia primero debes identificar por qué tienes miedo a los préstamos y la razón por la que no tienes capacidad de ahorrar.

 

Deber dinero a los demás genera angustia, estrés y culpa, dejándote paralizado por un tiempo, y luego, sin darte cuenta lo llevas a volver a pedir un nuevo préstamo para cancelar esa deuda. Así, jamás saldras de ese círculo vicioso.

Ahorrar teniendo deudas es posible si te comprometes a crear un fondo de finanzas personales independiente de tus ingresos.

¿Cómo? fijando un porcentaje de tu sueldo para ahorrar, puede ser 5, 10 ó 20%, lo importante es que lo respetes y no falles cada mes.

Para aprender hacer tu fondo, consulta la web Finanzaspracticas.com, donde hay una maqueta para la planificación y una guía práctica para crearlo paso a paso.

 

Aprende a vivir con lo que tienes

 

Reemplaza pensamientos de angustia por ideas de riqueza.
Si los pensamientos acerca de cómo cancelar las deudas que te acorralan, cambia tu forma de verlos pesando de lo negativo a lo positivo. El reto es reemplazar con actitud al menos 3 pensamiento malos sobre la deuda al día.

Ejemplo: Si piensas en que la fecha para pagar se acerca y aún no tienes el dinero, esto te generará estrés. Para sustituirlo, respira profundo 3 tres veces y dá la orden mental de pensar en gastar ese dinero en lo que más te guste, de este modo, toma un nuevo impulso para conseguirlo.

 

Alejarse de los “bancarrota moral”
Son aquellas personas que dicen siempre estar más abrumados por las deudas que cualquier otra y aseguran que es imposible pagarlas. Pero también son aquellos que dicen tener el secreto para hacerse rico en un día.

Las cuentas por pagar no se atienden con trucos, se requiere de un cambio de mentalidad para controlar las emociones y cultivar pensamientos correctos que protejan tu capital al momento de decidir gastar o invertir tu dinero. No preste atención a charlatanes.

 

Conoce al detalle tu tipos de deuda.
El saber cuál tipo de deuda enfrentas te dará ventaja para que tu capacidad de ahorro mejore, mientras paga esa cuenta mediante un plan ajustado a tu presupuesto.

 

1.- Deuda hormiga: Es la que denota mala administración de tus finanzas y se traduce en pequeños gastos y pagos que terminas cancelando con nuevos préstamos.

 

2.- Deuda ficcional: Es la más común y se representa en una persona que trata siempre de vivir por encima de sus posibilidades económicas.
Ejemplo: Aquellos que optan por un crédito hipotecario que no necesitan, cuando ya tienen vivienda.

 

3.- Deuda de apalancamiento: Usada para invertir en un negocio pequeño o propuesta empresarial.
Es una deuda buena, si la aprendes a usar.

 

4.- Deuda de subsistencia: Es en la que se excusan cientos de personas para llegar a fin de mes por la mala administración de su sueldo. Generalmente, esta deuda se adquiere pidiendo al banco préstamos de emergencia para “pagar un gasto imprevisto”.

 

• Conocer a fondo en qué problema financiero estas inmerso es la clave para aprender a vencer el miedo a las deudas y ahorrar dinero pese a la cantidad que gane.

La única manera de saberlo es enfrentando el pago de la deuda, teniendo claro para qué pedir préstamos, de este modo, el dinero se convertirá en inversión y tu deuda será refinanciada por las ganancias.

 

Conclusión.
El miedo a endeudarse está directamente relacionado con el miedo a tener dinero, infundado desde la infancia. Cada billete que cae en la palma de tu mano causa una emoción que si no es controlada, puede llevar al cerebro a actuar con prisa y toma decisiones equivocadas en cuanto a su uso.

 

Si tienes fobia a las deudas, es porque existe un rechazo inconsciente a aprender a administrar tu dinero. Aplica con cabeza fría estos consejos para usar bien una deuda y conseguiras controlar tu economía personal.

 

 

LO MÁS VISTO EN LA RED

Pinea esta imagen en Pinterest!