Los Hermanos Marx, un atropello de incongruencias e ironías.

Los Hermanos Marx, un atropello de incongruencias e ironías.


Por encima de todo destaca la genialidad de sus diálogos.

Los comentarios humorísticos son surrealistas, hilarantes, aunque muchas de las emblemáticas frases pronunciadas por Groucho en estos filmes contienen una buena dosis de sarcasmo y crítica de lo establecido.

El estilo caótico pero inteligente de los Marx ha tenido destacada influencia en humoristas y comediógrafos de la talla de Woody Allen o los Monty Python.

Los hermanos Marx (Marx Brothers) fueron unos cómicos estadounidenses, originarios de Nueva York. Eran cinco hermanos y tuvieron enorme éxito tanto en el Vodevil, como en Broadway y posteriormente en el cine.

 

Cinco de sus películas están incluidas en la lista de las 100 mejores comedias del American Film Institute.
El núcleo del grupo fueron los tres hermanos mayores, Chico, Harpo y Groucho, cada uno interpretaba a un tipo de personaje. El talento musical de los hermanos se basaba en que pertenecían a una familia de tradición artística.

Harpo estaba especialmente dotado, de modo que podía tocar prácticamente cualquier instrumento, aunque su especialidad era el arpa, de cuyo nombre, según una teoría, se derivaba el suyo, en varias películas podemos ver a Harpo tocando el arpa. Chico fue un excelente pianista y Groucho tocaba la guitarra.

 

Vídeo: El camarote de los hermanos Marx

 


Sus inicios fueron en espectáculos de Vodevil

(Género de teatro de variedades)
Groucho debutó en 1905, básicamente como cantante. En 1907 él y Gummo cantaron juntos, y con Mabel O’Donnell formaron Los Tres Ruiseñores. Al año siguiente, Harpo se convirtió en el cuarto Ruiseñor. En 1910 el grupo se amplió, y en él participaron la madre y la tía Hannah, cambiando su nombre por Las Seis Mascotas.

 

Durante una actuación se produjo una interrupción.
En la Opera House de Nacogdoches (Texas), a causa del sonido de fuertes golpes producidos en el exterior por una mula desbocada.

La audiencia se precipitó afuera para ver lo que pasaba, y cuando regresó, Groucho comenzó a hacer comentarios sarcásticos al público, diciendo “Nacogdoches está lleno de cucarachas”, y otras lindezas contra ese pueblo y el estado de Texas.

Pero lejos de enfadarse, el público estalló en carcajadas, por lo que la familia empezó a barajar la posibilidad de emplear las posibilidades cómicas del grupo.

Poco a poco las actuaciones evolucionaron, y junto con las canciones aparecían algunos números cómicos, generalmente pequeñas comedias musicales, como el número de la escuela en el que Groucho encarnaba a un profesor con marcado acento alemán, y los alumnos eran Harpo, Gummo, y desde 1912, Chico.

 

Durante la Primera Guerra Mundial.
El sentimiento antigermánico creció en EEUU, por lo que la familia intentó ocultar su origen alemán. Harpo cambió su auténtico nombre de pila de Adolph a Arthur, y Groucho dejó de hacer papeles de personajes “alemanes”.

Por aquel entonces los hermanos, llamados ahora “Los Cuatro Hermanos Marx” empezaron a desarrollar su estilo único de comedia, y a desarrollar cada uno un personaje característico. Tanto Groucho como Harpo reconocen en sus memorias que los ahora famosísimos personajes que encarnaban fueron creados por Al Shean.

Groucho se empezó a pintar un grueso bigote con betún, y adoptó un extravagante andar a zancadas, Harpo se puso una peluca roja, tocaba una bocina y simuló ser mudo, Chico empezó a hablar con un falso acento italiano (que copiaba de unos vecinos), y Zeppo adoptó los ademanes juveniles de un gentil galán.

 

Las personalidades artísticas de Groucho, Chico y Harpo.
Se dice que estuvieron basadas en la auténtica personalidad de cada uno (aunque desde luego Harpo podía hablar perfectamente)

Zeppo, por otra parte, era el más gracioso de los hermanos fuera del escenario, a pesar de que sus papeles artísticos eran serios y poco lucidos. Era el más joven de todos, y creció bajo la supervisión de sus hermanos, aprendió a imitarlos a la perfección, de modo que en caso de necesidad podía reemplazarlos.

“Hizo tan bien de Capitán Spaulding en El Conflicto de los Marx, que le habría dejado seguir haciendo ese papel de modo indefinido, siempre que me hubieran permitido fumar en escena”, dijo Groucho.

En la década de 1920 los Hermanos Marx s
e convirtieron en un grupo favorito del teatro norteamericano. Con su duro y extraño sentido del humor hicieron agudas sátiras de la alta sociedad y la hipocresía humana.

 

Su capacidad de libre improvisación en escena.
Pongamos un célebre ejemplo:
En una ocasión Harpo pidió a una chica del coro que cruzase la escena mientras él mismo la perseguía, para ver si Groucho, que estaba en ella, quedaba desconcertado. Sin embargo, y para deleite del público, este simplemente dijo con serenidad mirando el reloj: “Caramba, es la primera vez que veo a un taxi persiguiendo a un pasajero”, y cuando Harpo cambió de dirección durante la persecución de la chica añadió: “Puedes poner tu reloj en hora en las 9:20”.

En otra ocasión mientras Groucho interpretaba una escena romántica Zeppo, entre bastidores, gritó: “¡Ha llegado el basurero!”; Groucho, sin inmutarse le respondió: “Dile que hoy no queremos”.

Bajo la dirección de Chico y la dirección creativa de Groucho, el Vodevil de los hermanos alcanzó un éxito tal que los convirtió en las estrellas del teatro musical de Broadway.

Primero con la revista musical I'll Say She Is (1924 – 1925) seguida de dos comedias musicales, Los Cuatro Cocos (1925 – 1926) y Los Conflictos de los Marx (1928 – 1929).

El libretista George S. Kaufman trabajó en los dos últimos espectáculos citados, y ayudó a mejorar la definición de los personajes de los Hermanos Marx.
(Texto resumido del autor y de las imágenes en:
» Si quieres ver más detalles mira en esta página Web)

 


CONTENIDOS SIMILARES

Opt In Image
Suscríbete al blog y
recibe gratis la guía PDF
Cómo hacer bien un buen Presupuesto
de los Gastos del Hogar de forma eficaz
y mejorar tus Finanzas.

"Las finanzas bien administradas mejoran tu relación de pareja y familiar"

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *