La Crisis de liderazgo como se combate

Fuente de la imagen: https://es.fotolia.com

 

Hay una crisis de liderazgo.
La crisis se combate empresarialmente desde el empuje, la fuerza y la constante creación.

 

Otros ingredientes.
Tener iniciativa, saberla contagiar y rodearte de un buen equipo.

Si saliéramos todos a la calle a la vez a funcionar se acababa la crisis.
Las posibilidades de que una buena idea triunfe son muy parecidas a las de que fracase.

Así que, como no puedes controlar eso, es mejor ser fiel a tu pensamiento, porque equivocarse intentando averiguar los deseos de los demás, en lugar de lo que crees, es mucho peor.

 

Hacer publicidad no deja de ser relacionar productos con personas y sus emociones.
La creatividad establece nuevas asociaciones de ideas.

La publicidad es muy indiscreta.
Nos metemos en casa de la gente cuando están en su intimidad, así que debemos devolverles algo, y darle un buen contenido, por eso la tendencia es que la publicidad se parezca cada vez menos a la publicidad, para conseguir que la gente la reciba.

 

La publicidad debería tener el mismo nivel de enganche que cualquier otro aspecto del entretenimiento o de la información.

El anuncio se basa en una sola cosa: la felicidad.

La publicidad es en cierto modo hacer que seas feliz consumiendo algo, porque ese producto habla de ti.

 

Eres lo que consumes.
Hay que dejar de pensar en el cliente como en un mero consumidor.

Nunca antes la comunicación había sido tan vital como ahora, en la era digital.
Si se comunica bien se construye confianza, que es la capa protectora de una compañía o de una marca.

Ahora las empresas son también empresas de comunicación, por eso tienen que ser más auténticas, abiertas y transparentes.

Ahora las empresas no solo tienen que ganar dinero, sino hacerlo dentro del bien de la sociedad.

 

Las empresas tienen que ser, a través de su publicidad, una correa de transmisión de los valores que afectan al ciudadano y favorecen su autoestima.

Que lo dijo: Robert Phillips, Consejero Delegado de Edelman para Europa  y África, una de las mayores compañías de Relaciones Públicas del mundo.

Escrito por: Jorge Alemán kamphoff